01c0d6804c9f1b1fdd6d9b64759900cc

Una persona detestable

Era una persona detestable.

En el parque, en la escuela, de camino a casa, por la ventana… si tus hijos le llamaban la atención, siempre tenía un ojo puesto en ellos.

Lo que más placer le daba en el mundo era que un niño le susurrase sus deseos más profundos

sentado en sus muslos rollizos.

Pero como iba disfrazado de Papá Noel, nadie le dio importancia.

Leave a Reply