legba4

Viejos Descubridores – “Vudú para principiantes”, una clase magistral a cargo de Legba

Esto no es un relato. Es una especie de guía que estaba planteada como Contenido Extra para la edición en cómic de Viejos Descubridores, publicado por Panini Comics (y que puedes conseguir aquí). Acabó cayendo al final para tener más espacio para otros asuntos, pero sigue siendo una sección divertida y educativa y esas cosas. ¡Ojo, que hay spoilers gordos!

 

No. Esto no es una masterclass para hacer muñecos vudú. El vudú ofrece algo más que lo de los muñecos (que también). El vudú nos habla de la relación entre humanos, espíritus y loa.

Puede que tras Viejos Descubridores os hayáis quedado con ganas de saber más acerca de nosotros. ¡Prestad atención!

legba1

¿QUÉ SOIS EXACTAMENTE LOS LOA?

Somos mensajeros, intermediarios entre los espíritus del mundo humano y nuestro dios, al que llamamos Bondye (que significa Buen Dios en francés, fíjate). Aunque mucha gente lo crea, especialmente tras ver nuestros poderes, no somos dioses. Aunque eso no quita que nos encante que nos adoren y se hagan templos en nuestro honor. ¡Ya estáis tardando!

¿CÓMO CONTACTAR CON LOS LOA?

Como no todo el mundo se puede acercar a la isla de Bimini, existen unas cuantas maneras tradicionales de contactar con nosotros:

Hay quien hace un rito personal, en casa. Se monta un altar, decide con qué loa quiere contactar, dibuja en el altar su vevé (el símbolo personal de cada loa), y nos hace una ofrenda. Gallinas, ron, pan de plátano, cerdo, caramelos, ahí ya depende de con quién le apetezca hablar. Si me quiere llamar a mí, hay que poner café y tabaco de pipa.

legba3

La otra opción son las invocaciones públicas. En un templo, o cualquier lugar con un altar donde se hayan grabado mis vevés para que yo permita la comunicación entre humanos y loa, se pide a un chamán que nos invoque. Normalmente no nos presenciamos, sino que nos metemos en el cuerpo de un médium. A veces un pooooco demasiado violentamente. Y tras comer y beber las distintas ofrendas, y tras un buen rato de juerga, escuchamos las peticiones que tengan los humanos. Aviso desde ya: se conoce que a algunos loa no les gusta abandonar un cuerpo poseído y pasan días en él si el chamán no se da cuenta. Hay que contratar a chamanes profesionales.

 

¿CUÁNTOS LOAS EXISTEN?

Existen decenas de loa, y nos dividimos en lo que llamamos nanchons. Que, para que los humanos nos entendáis, son como familias de loa. Hay un montón de nanchons, ¡21 nada menos!, pero tres de ellos son los más importantes:

 

legba2

Familia Loa Rada

Nos llaman la familia tranquila. Y sí, aquí un servidor pertenece a los Rada. Somos los más antiguos de los loa. Normalmente estamos de buen humor y acostumbramos ayudar a los demás. Cuando se nos invoca, nos gusta cantar y bailar y celebrarlo alegremente.

Yo soy Legba, el loa vagabundo, señor de las palabras y los discursos. Otros Rada son mis primos Loko, señor de las plantas, o Wata, señora del agua, que a todo esto me debe dinero.

 

kalfu

Familia Loa Petro

No te conviene molestar a los Petro. Son los loa más nuevos, y están cargados de energía. Que casi siempre utilizan para alguna trastada, dicho sea de paso. Acostumbran a estar enzarzados en peleas, y prácticamente cada vez que un humano se mezcla con ellos acaba mal. Son de sangre caliente, un poco la contraparte de los Rada.

Habéis conocido a Mâitre Kalfú, el señor de las encrucijadas. Otra de las más fuertes es Erzulie, la loa de la maternidad y el amor. ¡Y todos los Petro tienen por costumbre vestir de rojo!

 

brigitte

Familia Loa Ghedé

Esta familia se encarga de todo lo relacionado con la muerte. Quizá por eso, para compensar, son tremendamente ruidosos y malhablados, siempre piensan en sexo y se pasan el día de juerga.

Su jefe, y el de todos en realidad, es el Barón Samedi, el loa que se encarga de llevar las almas al inframundo. Tiene tres hermanos, el Barón Cimetière, el Barón St Croix y el Barón Kriminel, que quieren arrebatarle el puesto. La esposa de Samedi, Mamá Brigitte, es la loa del ciclo de la vida y la muerte. ¡Y no hay quien la gane en una competición de beber ron!

 

samedi

SAMEDI: ¡Eeeeh, ya basta de revelar nuestros secretos, hombre! ¡Hasta aquí la clase, jeee, jee, jeeee!

 

 

 

*Todas las ilustraciones en este post son obra de Lourdes Navarro.

Leave a Reply